Critica y Presentaciones Internacionales "A los Muchachos"

 

Dijo la Revista TABLAS, La Habana, Cuba 1999

"A LOS MUCHACHOS": EMOCIONADO HOMENAJE AL ARTISTA POPULAR"

"...un espectáculo que a través de la síntesis escénica narra la historia de dos artistas populares, sus sueños, la utopia del triunfo y el anhelo de trascender mediante su arte. Esta propuesta teatral contó con la comunicación y el aplauso entusiasta de los espectadores concurrentes..."

"...se trata de "A LOS MUCHACHOS" puesta en escena de Norberto Barruti, sobre la dramaturgia de Maricel Beltrán y Adriana Crespi..."

"...enmarcados en una escenografía selectiva que privilegia el aserrín y los telones viejos del mundo circense sainetero redondea el origen de los personajes y su vida..."

"...los intérpretes emplean la voz en todas sus posibilidades. Su gestualidad, es rica, precisa y expresiva, subyace la técnica del mimo; por otra parte, el valor de los silencios cargados de intencionalidad enriquecen sobremanera los códigos espectaculares que el director ha sabido aprovechar sabiamente..."

"...en fin, Barruti y su equipo de creación del Taller de Teatro de la Universidad Nacional de La Plata, con trece años de fecundo quehacer logró que "A LOS MUCHACHOS", se situara entre los mejores espectáculos considerados por parte de la crítica y el público dentro del IX Festival Internacional de La Habana que tuvo lugar entre el 17 y 26 de setiembre de 1999..."

Lic. Roberto Gacio Suárez
TABLAS Nº 3-4, Revista de Artes Escénicas. La Habana, Cuba, 1999
******************************************************

Dijo la Revista CONJUNTO, La Habana, Cuba 1999

"A LOS QUE LUCHAN, A LOS QUE VUELAN…"

"...el universo del tango es la vía elegida por el Taller de Teatro de la Universidad Nacional de La Plata en A los muchachos, la puesta de Norberto Barruti programada en las salas El Sótano, Covarrubias del Teatro Nacional, Fausto y Miramar, durante el recién concluido Festival de Teatro de la Habana, posiblemente el montaje extranjero más visto, a lo largo de sus siete presentaciones..."

"... los dos personajes, sólo ataviados con sus viejas valijas, nos hablan de la utopía de dos luchadores incansables que han elegido el arte para hacer valer cómo una idea mueve el tesón y la voluntad humanas..."
"... en definitiva, el placer está en dar cabida a la fantasía, porque, como asegura uno de los personajes, es más interesante legar al futuro los sueños que una mediocre realidad que a nadie importa..."
"...emotiva e ingeniosa, patética y sarcástica, A los muchachos es el homenaje que le hace el teatro a quienes trabajan día a día por su sobrevivencia como arte, y al ser humano que no claudica y que siempre recobra el vuelo..."
Vivian Martínez Tabares
CONJUNTO, Revista de Teatro Latinoamericano. Casa de las Américas, La Habana, Cuba, 1999
******************************************************
Dijo Yves Moraud, Crítico Teatral, Francia 2000

“EN BREST, A LOS MUCHACHOS, TODA LA MAGIA DEL TEATRO” 

«...Bajo nuestros ojos fascinados, el tiempo ha sido colgado en las evoluciones de una pareja cuyas posturas y desplazamientos han sido ajustados con la precision de un reloj y un sentido poético que trastorna al espectador desde el primer minuto. La verdad de los dos personajes y, mas alla de ellos mismos, de todo el espectaculo viene de la perfecta estilizacion de los ademanes y de las voces, de la fluidez patética o humoristica de una coregrafia cuya eficiencia visual es immediata y profunda...»
«...Con A los muchachos, el teatro, vuelve a sus origenes por actores incomparables capaces de convertir las ideas y los sentimientos en metaforas escénicas, supone como una hora de eternidad...»

Yves Moraud
Brest, Francia, marzo de 2000

******************************************************
Dijo el Diario LA REPÚBLICA, Trujillo, Perú 1998

“...Un excelente trabajo pleno de emoción, fuerza, humor, plasticidad y belleza de imagen. El público llega a conocer a “El Ruso” y “El Negro” porque se mantienen siempre unidos pese a todos los conflictos y tristezas, y solamente la necesidad de soñar les permite afirmarse como seres humanos con un objetivo para vivir...”
******************************************************

Dijo el Diario LA INDUSTRIA, Trujillo, Perú 1998

"BELLEZA Y EMOCIÓN: TEATRO DE LA PLATA"

“...El montaje impactó por la total integración escénica demostrada: la absoluta coordinación entre los movimientos, los silencios, las luces, el manejo extraordinario de la voz, la ubicación de los artistas que por momentos sugerían el tango, el vestuario a lo Valentino, en fin, todo el proceso estético del teatro realizado en la terriblemente difícil sencillez. Trabajo que mereció el aplauso incondicional de un auditorio admirado...”
Alfredo Alegría
Diario LA REPUBLICA. Trujillo, Perú, 1998
******************************************************
Dijo el Diario EL DÍA, La Plata

"A LOS MUCHACHOS: BITACORA DE SUEÑOS"

"...El Negro y El Ruso establecen un contrapunto perfecto, un delicado equilibrio. Se enfrentan, se hermanan, se complementan, se necesitan. Delirantes, patéticos, vanidosos, apichonados, optimistas, vencidos, recorren toda la gama melodramática con asombrosa ductilidad. Norberto Barruti, desde la dirección, destacó los valores intrínsecos de la pieza: el homenaje al artista y a su azarosa carrera, difícil de mantener viva la llama de la pasión, la perseverancia ante la adversidad, el renacer de las propias cenizas, la inexorabilidad del paso del tiempo, la obsecada búsqueda de un rumbo y del sentido de la existencia.“A LOS MUCHACHOS” jerarquiza el rol de la fantasía y de los sueños como único medio para conjurar la muerte..."
Irene Bianchi
Diario EL DIA. La Plata, Argentina, 1998


******************************************************
Dijo el Diario LA CAPITAL, Mar del Plata

“LOS MUCHACHOS ESTÁN EN POS DE LA MÁS GRANDE UTOPÍA”
“...El Negro y el Ruso son dos buscadores que a pesar de la realidad, más allá de las circunstancias, como verdaderos arquetipos, se ponen a salvo del patetismo gracias al motor inconfundible de los sueños. Comparten ese don de los que siguen en pos de una utopía. Contra viento y marea...”
“...Porque lo inexplicable, y hasta lo absurdo de insistir en esa quimera de un triunfo que no llega, se acepta en “A LOS MUCHACHOS”, por esa zona inasible presente en algunos seres singulares: aquellos a los que su propia inocencia los resguarda de cualquier condena social...”
“...El Negro y El Ruso, no son sólo partes de uno mismo, sino que conforman un homenaje a todos los artistas que alguna vez partieron no en pos de un modelo, sino tras un ideal...”
“...La escenografía merece un aparte: unos pocos elementos que consiguen, gracias a la creatividad de la puesta, convertirse en varios -palco, escenario, rincón... destino-, en un juego en el que las actuaciones y la iluminación (impecable) también aportan la magia indispensable para que el espectador no sólo vea “lo que aparece”, sino lo que se evoca, y más, lo que se ansía, aquello que vive más en la mirada que en el horizonte...”
“...En suma, dos actores que se las traen, un director que se luce, en una puesta especial...”

Virginia Ceratto
Diario LA CAPITAL. Mar del Plata, Argentina, 11 de enero de 2000

******************************************************

Dijo el Diario EL NUEVO ROJENSE, Rojas, Pcia. de Buenos Aires

 

“...el domingo, con la sala llena, como en las mejores épocas de nuestro teatro, los personajes dejaron sentadas sus condiciones actorales, que unidas a la mano exquisita y experimentada del director Norberto Barruti, ofrecen al espectador un regalo donde la risa y las lagrimas surgen espontáneamente a través de lo que transmiten los protagonistas de esta historia, que tanto nos acercan a la realidad que viven los artistas populares que están siempre a la "espera" de esa utópica oportunidad que generalmente no se presenta y queda solamente registrada en la memoria de aquellos que sueñan con "la buena estrella"


Gonzalo Davio
Diario EL NUEVO ROJENSE. Rojas, Argentina, 9 de noviembre de 2010

 

******************************************************
 

A LOS MUCHACHOS Y LA NOSTALGIA DE LA IDENTIDAD NACIONAL

Por Gustavo Radice

 

Evocar la puesta en escena de A los muchachos, es en cierto modo pensar la tradición del teatro nacional. La obra escrita por Maricel Beltrán y Adriana Crespi sobre “El Clásico Binomio” de Bruza y Ricci, y con la actuación de Eduardo Forese y Pablo Pawlowicz y dirección de Norberto Barruti, nos transporta a la época de los cómicos de la legua, al circo criollo y su pista de aserrín; o más cercano a nuestro tiempo a las comedias de Discépolo en donde personajes tragicómicos desvisten su ser ante los ojos de los espectadores.

La reescritura que realizó el Taller de Teatro de la UNLP sobre el texto de El Clásico Binomio nos lleva de viaje por la tradición teatral nacional, sus personajes están teñidos de melancolía y nostalgia y nos recuerdan a grandes de la escena nacional como Elías Alipi o Luis Sandrini, o ciertos gestos y posturas físicas nos traen a la mente a José Marrone. Ambos actores – Forese y Pawlowicz- sobre una escena que remite al circo criollo, enmarcada por un telón raído, nos llevan de recorrido por pasado teatral nacional. A los muchachos discurre sobre la fantasía de gloria y éxito anhelado de dos tangueros; el sueño de triunfo en el viejo continente y el regreso triunfal al país. La claridad poética que plantea Norberto Barruti a la hora de llevar a escena A los muchachos, no solo nos cuenta la historia del teatro argentino, sino también nos marca el camino para pensar cuáles son los elementos que componen la identidad nacional. Barruti lleva a escena un imaginario social sobre el argentino exitista, que solo tiene en su mente a Europa como el objetivo de grandeza. El director nos pinta en “el Ruso y el Negro” –los personajes de A los muchachos- esa dicotomía que el argentino tiene dentro de sí, la espera y los sueños, “el vivir y verse vivir”. El abandono existencial en el que se encuentran ambos personajes nos plantea la búsqueda de una identidad que pareciera haberse perdido en el pasado, y Barruti en esa recuperación de la tradición teatral nacional nos alerta de esa pérdida. La escena cubierta de valijas nos remite a ese constante ir y venir sobre nuestra historia; a ese viaje que deberíamos hacer hacia nuestro pasado, ninguno de los dos personajes puede apartarse de sus valijas, son sillas, son mesa o escenario. Las valijas son el soporte de la existencia del “Ruso” y el “Negro” sin ellas y sin su contenido dejarían de ser esos viajeros nostálgicos que buscan su identidad. Norberto Barruti, a partir de la puesta en 

escena de A los muchachos, nos describe como viajeros nostálgicos que vemos ir venir la vida sin comprometernos con el pasado. A los muchachos no es un espejo donde reflejarnos, es la biografía de una Argentina que se perdió en el pasado en viaje hacia el presente.

 

******************************************************

LUGARES DE LAS PRESENTACIONES EN FESTIVALES INTERNACIONALES

VII Festival Internacional de Teatro de Trujillo - Perú 1998
Teatro Municipal de Trujillo
Auditorio de la Escuela “Nuestra Señora del Perpetuo Socorro”


III Encuentro del Arte y la Cultura del Mercosur - Eldorado - Misiones 1998
Salón Eibl

I Festival Internacional de Teatro Baradero 2000
Casa de la Cultura


IX Festival Internacional de Teatro de La Habana - Cuba 1999
Sala Teatro El Sótano
Teatro Nacional (Sala Covarrubias)
Teatro Fausto
Teatro Miramar

Semana de la Argentina en Brest -Francia 2000
Auditorio Guilcher

Fundación Argentina en Paris - Francia 2000
Salon de Honor de la Casa Argentina en París

 

XXIX Feria Internacional del Libro de Santiago - Santiago, Chile, 2009

Sala de las Artes del Centro Cultural Estación Mapocho

Sala El Rosario de la Corporación Cultural de Las Condes

Destacados

DIRECCIÓN

Calle 10 n°1076 e/ 54 y 55
La Plata
Prov. Buenos Aires, Argentina.

TELÉFONO

+54 (0221) 423-2283

E-MAIL

amigos.teatro.unlp@gmail.com

CONTACTO